Ir al Portal GOV.CO

Se adelantó la Navidad para cientos de niños gracias a la gestión del Fondo Rotatorio de la Policía

Con la consigna de brindar un momento de felicidad, la entidad llevo a cabo una nueva edición de su  campaña “Dona un regalo, dona una sonrisa”.

En horas de la mañana del pasado martes 21 de diciembre, la ruta del Forpo llegó a la vereda de Quiba, ubicada en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá para hacer la entrega de regalos a niños de escasos recursos que vieron como se les adelantó la navidad.

En total, fueron más de 170 obsequios entre los que se destacaron bicicletas, muñecas, balones, figuras de acción, carritos entre otros juguetes. De igual manera, se entregaron prendas de vestir como pantalones, camisas, chaquetas y zapatos para los más pequeños, así como mercados para los adultos.

Para la logística del evento, varios servidores públicos de las diferentes dependencias del Fondo Rotatorio, se ofrecieron como voluntarios para realizar las respectivas entregas, y más importante aún, compartir un espacio lleno de alegría con las cientos de familias que viven en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Cabe resaltar que la campaña “Dona un regalo, dona una sonrisa” inicia desde mediados del mes de julio con el recaudo de dinero para la compra de juguetes, luego se efectúa la recolección de presentes aportados por funcionarios que laboran en la entidad y sus familiares, siendo estos artículos nuevos o en buen estado.

Una vez recogidos, pasan a ser seleccionados, organizados y empacados en un centro de acopio en las oficinas del grupo Control disciplinario Interno a fin de que cada niño reciba un regalo en excelentes condiciones para que lo disfrute en esta época decembrina.

Iván David Contreras Salamanca, capitán de la Policía Nacional, coordinador del grupo Control Disciplinario Interno del Fondo Rotatorio y quien se encargó de liderar la campaña, expresó su satisfacción frente a los resultados obtenidos de esta actividad.

“Es muy gratificante porque estamos aportando un granito de arena para hacer felices a tantas personas en estas fechas (…) sabemos que en muchos casos ese será el único regalo que recibirán y los padres nos agradecen ese gesto”.

Recordemos que esta iniciativa surgió hace 8 años producto de la solidaridad de un grupo de uniformados, quienes vieron las difíciles circunstancias que viven día a día cientos de hogares en diferentes barrios de invasión debido a su situación económica, y por ello, no pueden festejar la navidad intercambiando detalles. Ante esto, y con la convicción de sacar miles de sonrisas compartiendo la magia de la navidad, nació esta idea.

Hoy en día, esta actividad se ha constituido no solo como una obra social enmarcada dentro de la responsabilidad social empresarial del Forpo, sino como una tradición asimilada con amor por cada miembro de la entidad y que refleja a grandes rasgos la filosofía de ofrecer siempre un servicio con probidad.