Ir al Portal GOV.CO

El Fondo Rotatorio de la Policía inaugura y bendice su nueva capilla de congregación, denominada Cristo Resucitado.

Con una emotiva ceremonia de consagración presidida por el Obispo Castrense, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, se dio apertura a la nueva capilla ubicada en las instalaciones de la Fábrica de Confecciones de la entidad.

La jornada inició a las nueve de la mañana cuando el Subdirector Operativo de la entidad, Coronel Henry Martín González, realizó el corte de la cinta de inauguración, en compañía de invitados especiales entre los que se destacó, el Brigadier General Henry Armando Sanabria Cely, Director Administrativo y Financiero de la Policía Nacional y el Brigadier General (presbítero) Silverio Ernesto Suárez Hernández.

Durante el evento, el monseñor agradeció a todas las personas que participaron en la construcción de esta «casa de Dios», mediante donaciones voluntarias o con su trabajo, con lo cual hicieron posible la culminación con éxito de este sueño. “Debemos potenciar a Dios como la base moral y ética de la institución. Abrir un espacio para consolidar el mensaje de Dios” señaló.

Del mismo modo, el Obispo castrense aprovechó la oportunidad para exaltar la contribución del Fondo Rotatorio de la Policía en la transformación de la imagen de la institución policial, recalcando que se debe trabajar con empeño por el bienestar de nuestra Patria. Para cerrar la liturgia, Monseñor Víctor Ochoa bendijo a todo el personal que labora en la entidad, a los policías que dedican su vida para salvaguardar a los ciudadanos y auguró prosperidad a la nueva Capilla, citando la palabra “Esta es la casa de Dios y la puerta del cielo” Génesis 28:17 y recalcando que “Debemos seguir edificando está casa física pero también la casa espiritual con oraciones”.

La celebración efectuada el día de hoy consolida varios meses de planeación y ejecución de este proyecto, pensado para el bienestar del personal de la Fábrica de Confecciones, así como de los visitantes allegados a la sede, quienes a partir de hoy podrán acudir a este espacio para profesar su fe.

Cabe resaltar que la Capilla Cristo Resucitado, como será conocida de hoy en adelante, fue resultado de un trabajo conjunto entre las diferentes dependencias de la entidad, quienes llevaron a cabo el proceso de levantamiento, desarrollo y modulación del área destinada para la Capilla, realizando un estudio e investigación de los espacios, características y el programa arquitectónico de acuerdo a los reglamentos de construcción y edificación de templos católicos.

Dentro del diseño, se buscó reflejar una identidad propia y a su vez, generar un impacto en cada uno de los más de 1300 feligreses que laboran en las sedes del Fondo Rotatorio, convirtiendo este templo religioso en un símbolo emblemático de la Fábrica de Confecciones y de la entidad.

La Capilla de Cristo Resucitado, cuenta con un acceso principal delimitado con la imagen de la Sagrada Familia, seguido de un espacio abierto donde en el costado izquierdo se ubica la sacristía, y en el costado derecho se encuentra la pila bautismal donde se podrá llevar a cabo servicio de bautizos y la imagen de San Miguel Arcángel acompañado de la frase bíblica “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” Juan 8-12.

Al ingresar, los feligreses se encuentran con el espacio de oración que cuenta con una nave central reflejando en el cielo raso de la capilla la Santa Cruz, la imagen de Cristo Resucitado ubicado en el retablo y la imagen de la Virgen Maria y del Sagrario diseñado en forma de cáliz y hostia sagrada. El templo cuenta con un altar elaborado en madera representando el sacrificio simbólico de Cristo.

La capilla fue diseñada bajo un estilo moderno que se adecua al contexto y a la espacialidad del lugar, prestando especial atención a elementos como el Ambón, donde se proclama la lectura de la palabra de Dios, la Sede, que es la silla más grande ubicada en el presbiterio y a la iluminación, que juega un papel simbólico e indispensable para lograr un lugar de tranquilidad y paz digno del dialogo con Dios.